Un sitio para el pensamiento libre. En este blog escriben su autor y también colaboradores amigos

Otro mineral para saquear a África.

Enviado el 16 Octubre, 2008 en África,Economía y Desarrollo,Informática - IT por tracker

Con la autorización de los administradores del blog, se reproduce el siguiente artículo publicado en la revista NEOTEO:

Coltán: El verdadero precio del consumismo

El coltán es un mineral indispensable para la fabricación de algunos componentes electrónicos. Sin ellos, nuestros queridos gadgets no existirían. Sin embargo, la extracción de coltán ha condenado, de forma más o menos directa, a millones de personas a la muerte. ¿Hasta donde es éticamente correcto dejarnos llevar por el consumismo, para disfrutar de nuestros ordenadores, móviles y demás cacharros electrónicos?

Por Ariel Palazzesi

Existe un componente que forma parte de casi todos los circuitos electrónicos que puedas imaginar. Se trata de los condensadores de tantalio, una variación muy popular del condensador común y corriente. Si te tomaras el trabajo de desarmar tu ordenador, receptor GPS, teléfono móvil, netbook, reproductor de medios o cualquier otro gadget que tengas a mano, seguramente encontrarías unos cuantos de estos chismes en su interior. De hecho, se han convertido en una pieza prácticamente indispensable en la fabricación de equipos electrónicos.

El tantalio se obtiene a partir de un mineral llamado coltán, que es una mezcla más o menos proporcionada de columbita y tantalita. El tantalio tiene algunas propiedades físicas, como la resistencia al calor y algunas propiedades eléctricas únicas, que lo hacen particularmente bueno para la fabricación de los condensadores electrolíticos de tantalio. Casi todo el tantalio que los fabricantes de electrocomponentes necesitan provenía de Australia. Pero, desde hace unos años, se sabe que la República Democrática del Congo dispone del 80% de las reservas mundiales estimadas de este mineral.

La Cumbre de Europa y África: intento fallido

Que se reitere que Europa es la zona que más ayuda a África, y que en la cumbre no se traten temas de la inversión europea en ese continente, es la encubierta declaración de los verdaderos objetivos de esa reunión auspiciada por la Unión Europea: contener el arrollador avance de China sobre África.

Eso queda evidenciado con la insistencia en lograr acuerdos de liberalización económica (EPA): más ventajas para Europa, más indefensión para África. Afortunadamente, un grupo de países africanos plantaron cara a tales planes.

Por lo tanto, concluye la Cumbre de Lisboa 2007 sin acuerdos comerciales.

Así son las paradojas de Occidente. El tópico de que es arriesgado negociar con los corruptos gobernantes africanos desparece cuando de hablar de libre comercio se trata. Y a cambio de eso, no se habla de democracia.

Por eso fue muy oportuna la opinión de Abdulaye Wade, presidente de Senegal: "Europa ha perdido prácticamente la batalla con China en África. Por el precio de un coche europeo se pueden comprar dos chinos".

Mientras Europa no modifique sus maneras neocoloniales de relacionarse con África, la distancia será mayor, y poco a poco, las grandes riquezas y propiedades europeas post-coloniales en África pasarán a manos de China.

Tópicos sobre África Subsahariana

Enviado el 14 Julio, 2007 en África,Economía y Desarrollo,Inmigración e Interculturalidad por cogito

Recientemente tuve una conversación con un conocido que tengo por buena persona, generosa y solidaria. En medio de la plática apareció el tema de las "pateras" que llegan a Canarias repletas de inmigrantes de África Subsahariana. Lógicamente la conversación se giró a las causas de esa inmigración.

Para mi sorpresa, esta persona enarboló dos razones que impulsaban este fenómeno migratorio. Primero, que esos africanos son unos holgazanes que no quieren trabajar en su país y vienen a este a que los alimentemos, cuidemos y soportemos con el dinero que todos pagamos con los impuestos. Segundo, tienen hambre y pobreza porque con tales ciudadanos que no quieren trabajar, bajo gobiernos corruptos que se quedan con todas las ayudas que envía Europa y el mundo, los países de procedencia no pueden alcanzar un mínimo desarrollo.

Y así, con esas dos razones podemos resumir los dos grandes y recurridos tópicos sobre África Subsahariana, que nos impiden ver con más claridad y sin prejuicios los verdaderos problemas que aquejan a esa región.