Un sitio para el pensamiento libre. En este blog escriben su autor y también colaboradores amigos

Aerolíneas, ¿avance o retroceso?

Enviado el 20 Agosto, 2007 en Industria y consumo,Turismo y ocio por cogito

Mi amigo italiano Aldo del Nero, en 1985 se prometió no viajar más en la línea aérea soviética (evitaré mencionar nombres de líneas) después de volar solo un trayecto con ella. Asientos estrechos y poca distancia entre las filas, meriendas poco abundantes, comidas con poco contenido, entre otras, eran parte de sus quejas. Para viajar a América luego prefirió  la línea española de aquella época por su confort y atenciones.

Era un tiempo en que las compañías aéreas competían por un mejor servicio. Recuerdo varios y confortables viajes con la línea mozambicana (hoy excluida de volar en Europa). Tampoco noté diferencia entre el trayecto Madrid-Gran Canaria con la insigne línea española y el que realicé a continuación Gran Canaria-Conakry con una ghanesa. Asientos cómodos, película durante el viaje, buenas meriendas, almuerzo. En más de una ocasión usé líneas francesas para viajar a África. Y también la soviética, italiana y suiza. En América, venezolana, argentina panameña y brasileña. En general, no tenía quejas importantes.

Cualquier línea, por modesta que fuera, brindaba unos servicios que intentaban complacer al pasajero. Buena atención a bordo y puntualidad aceptable.

¿Pero qué ha sucedido en los últimos años? Cada día se restringen más los servicios, surpimidas la meriendas, refacciones y comidas. Suprimida la prensa. Menor cantidad de azafatas. Menos espacio entre asientos. Suprimido el vídeo y audio. Impuntualidades.

Entre el 27 de junio y el 14 de agosto de 2007 hice 10 trayectos en una aerolínea que opera en España. En todos hubo retrasos, algunos de más de 2 horas, en total 18 horas perdidas.

He revisado los derechos del pasajero y no hay nada que hacer. Si reclamas por esas "pequeñeces", recibirás una carta con redacción típica disculpándose por las "incomodidades que hayamos podido causarle".

Tengo la opinión de que hay una extraña coincidencia entre la desaparición de las aerolíneas banderas de los países europeos (por privatización u otros motivos) con el deterioro en la calidad de los servicios en los vuelos. En cierta medida, aquellas marcaban alguna pauta en lo referido al nivel de calidad y precios que obligaba al resto a mantenerlos o mejorarlos.

Para volar como en los 80s hay que pagarlo, y a buen precio. O viajar con líneas árabes o asiáticas, que parece que no han perdido la costumbre de otrora.

Tengo que llamar a mi amigo Aldo porque tal vez esté añorando un vuelo de aquella aerolínea soviética.

Tiempo compartido / Aprovechamiento por turnos / Multipropiedad / Timeshare

Enviado el 18 Julio, 2007 en Canarias,Economía y Desarrollo,Turismo y ocio por tracker

Como quieran llamarle, es una opción que nuevamente hay que considerar para Canarias.

Pero habrá además que reformular las reglas, que también la legislación.

Hay que desterrar de este sistema de vacaciones a los aventureros provenientes de toda Europa y otras parte del mundo, sin los más mínimos escrúpulos al mentir y embaucar, así como la invasión en la calle y molestias a los turistas. El sistema de ventas tiene que ser tan profesional como el de cualquier otro producto. Hay que reformular el marketing del timeshare. Es necesario prestigiar esta industria de vacaciones y recuperar la confianza de los usuarios y posibles compradores. Solo con una actuación seria y profesional se puede lograr que desaparezca la mala prensa que padece el sistema.

Una de las primeras actuaciones debe ser el ajuste de los precios a las nuevas circunstancias del turismo en Canarias. Porque de lo que se trata es de la estabilidad y calidad de la masa des turistas que disfrutan de las instalaciones. Para recuperar el atractivo del sistema hay que formar precios interesantes. Tal vez la base de cálculo haya que fijarla en el valor catastral u otro indicador que no esté viciado por factores subjetivos afectado ese valor por parámetros debidamente estudiados, teniendo en cuenta que el derecho es por 50 años como máximo, que en la práctica dificilmente llegue a 25. Las facilidades de pago también entran en ese contexto. No hay que olvidar que para el promotor existirán al menos dos fuentes estables, anticipadas y seguras de beneficios: 1) las cuotas de mantenimiento que pagarán los usuarios; 2) los servicios que se establezcan en el complejo. Pero esas cuotas de mantenimiento también deben ser razonablemente calculadas.