Un sitio para el pensamiento libre. En este blog escriben su autor y también colaboradores amigos

26 muertos para Mazorra, que regresa

Enviado el 17 Enero, 2010 en Cuba,Salud, Psiquis, Higiene por cogito

Solo un breve comentario sobre las recientes noticias de las muertes en el Hospital Psiquiátrico de La Habana.

Hace algo más de 50 años, siendo un adolescente, tuve que visitar (por circunstancias que no quiero recordar) el Hospital Psiquiátrico de Mazorra. Poco tiempo después llegó a mis manos El Infierno, de Dante, un libro gris para mi edad. Pero esa lectura no me resultó tan difícil, y hasta sentí cierta curiosidad, porque una parte de los horrores ya los había visto de cerca durante aquella visita.

Para los jóvenes de aquel entonces, Mazorra significaba el paradigma de la injusticia social reinante en el país. Era la meta romántica de lo que había que hacer desaparecer, tanto, como el presidio político que describió Martí casi cien años antes: con una mano taparse los ojos y con la otra empujarlo hacia el abismo.

Y ahora digo que algo más de 50 años después de aquella desagrable visita, que la injusticia social ha sido entronizada, que los horrores están multiplicados, como desafiando al autor para que resucite y actualice su obra sobre el Infierno.

La Mazorra de hoy, el irónicamente llamado Hospital Psiquiátrico de La Habana, centro subsidiario de tortura política (como no lo fue en tiempos de Batista), representa la bancarrota de un sistema fracasado, pecaminoso y cruel, que ha extendido el paisaje de miseria, desolación y muerte a todo el país, convirtiéndolo en un gigantesco, demencial y dantesco campo de sufrimiento.

26 son muchos muertos. ¿Que habrá detrás de todo esto cuando se atreven a dar esa cifra? ¿Es que con esa cantidad querrán ocultar ante la historia que en realidad hayan sido varios cientos o tal vez miles?

Pero la maldición de Mazorra no se quedará en aquellas caballerías de terreno cercanas a Rancho Boyero. Esta maldición ya está dentro del propio régimen que desconcertado y desmoralizado, abandonado a su rumbo, con la única protección de las reflexiones insulsas de un capitán sin navío, ve que ya no cuenta para el mundo ni para la población, que solo dispone de sus fabulosas fortunas y que a sus verdugos solo les resta huir como ridículos delincuentes.

Parece que desgraciadamente va a cumplirse otra vez la sentencia de que no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

Un programa informático para médicos, hecho por un médico

Enviado el 27 Enero, 2008 en Informática - IT,Salud, Psiquis, Higiene por cogito

He tenido la satisfacción de intercambiar con el Dr. Ignacio Mario Morales Flores, Cirujano General, de Ciudad Victoria, Tamaulipas, México, que es el autor de una interesantísima aplicación llamada Consulta Práctica, que consiste en un programa diseñado para que el médico registre los datos de sus pacientes de forma similar a como lo realiza en el ejercicio de su profesión en los expedientes clínicos.

Algo muy intersante, es Freeware, con la ventaja de que lleva la experiencia de uso profesional de su autor. Es un programa para médicos hecho por un médico.

Es bastante intuitivo y flexible, y en poco tiempo se logra manejar sin dificultad, especialmente si se lee la ayuda que contiene y las FAQs del Website del autor.

Aunque está dirigido para el uso de médicos, es posible adaptarlo, por ejemplo, para la Psicología Clínica.

En el caso de España hay que tener en cuenta las regulaciones de la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de datos de carácter personal, y su reglamento (Real Decreto 1720/2007), pero esto es común para todas las aplicaciones, de cualquier profesión.

Aquí va la dirección para mayor información y para la descarga de Consulta Práctica:

http://www.cpimario.com

Si te gusta y te resulta útil, no dejes de emitir tu voto favorable de 10 a cambio del regalo de este doctor. Hazlo en http://www.abcdatos.com/programas/programa/l1320.html

Buena suerte.

Apología de la opción sexual

No cabe duda que durante siglos se ha manejado el tema de la homosexualidad de una manera equivocada e injusta, por no decir que de forma inhumana. Es reconfortante que la sociedad sepa apreciar los valores que incorpora al mantener una nueva actitud ante la homosexualidad, con la necesaria serenidad y normalidad.

Sin embargo, aprecio en muchos medios de comunicación y en algunos sectores de la sociedad un marcado desequilibrio a la hora de incluir en sus agendas esta nueva manera de abordar la homosexualidad, para convertirla en una verdadera apología.

A mi me parecería de mal gusto que un locutor de la radio incluyera entre sus comentarios, de manera sistemática, sus preferencias y apetitos hacia la mujer. También sería inadecuado que lo hiciera una locutora respecto a sus gustos sexuales hacia los hombres. Es que resultaría una redundancia petulante. Probablemente el productor o director del programa prohibiría la reiteración de comentarios de ese tipo, por ser superfluos e innecesarios. ¿Pero qué sucede frecuentemente cuando aparece ante las cámaras o los micrófonos un homosexual? Pues que en poco tiempo sabremos que tiene pareja, que le gustan los hombres de este tipo, y que la noche anterior hizo o no hizo el amor, la mayoría de las veces sin venir al caso. En no pocas series televisivas a las parejas heterosexuales se les ve escasamente lo necesario dándose un beso o haciendo el amor (a menos que sean parte de la dramática de la serie) especialmente si son personajes secundarios. Pero en repetidas ocasiones veremos a la pareja homosexual en sus caricias y besos. No es que me ruborice esto, creo que es normal que parejas heterosexuales y homosexuales hagan lo que tengan que hacer y que se reproduzca en el drama, sino que me quejo de que el protagonismo y el mensaje están intencionadamente desequilibrados.